Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para proporcionar una mejor experiencia de navegación y un mejor servicio. A partir de ahora, al navegar por este sitio (al hacer clic en cualquier link), usted acepta el uso que podamos hacer de las mismas. Puede consultar nuestra política de privacidad para conocer el motivo del uso de las Cookies. Política de cookies

Mantén tus defensas fuertes ante la llegada del frío

Posted by Enclar_admin 12/10/2020 0 Comment(s)

defensas fuertesLa llegada del otoño viene acompañada del frío y bajas temperaturas. Este descenso, a menudo, se produce de manera brusca y sorprende a nuestro cuerpo con el sistema inmunológico desprevenido. Si se produce este hecho, puede ocasionarnos algún tipo de afectación en nuestra salud en forma de resfriados, catarros, gripes, etc.

Es importante tener nuestras defensas fuertes ya que, más allá de los virus y bacterias habituales que aparecen durante la época de más frío, también nos protegen de otras enfermedades más graves, como el cáncer.

Pero, ¿Qué es el sistema inmunológico?

El sistema inmunológico es la defensa natural que tiene nuestro cuerpo para combatir los virus y bacterias que intentan penetrar en nuestro organismo. Haciendo un paralelismo cinematográfico, es como si una invasión de agentes externos, llamados antígenos, intentan entrar en la nave nodriza y los guardianes protectores que disponemos en nuestro cuerpo contraatacan, provocando una batalla para eliminar los invasores.

Ahora bien, si estos guardianes protectores están en “baja forma”, los antígenos ganaran la partida y pueden producir todo tipo de infecciones, tanto víricas como bacterianas.

Así pues, las personas que gozan de buena salud, su sistema inmunológico está más bien preparado y puede hacer frente a estos patógenos externos. Además, cabe recordar que el sistema inmunológico tiene la capacidad de memorizar, esto significa que, aunque el sistema defensivo es innato de nuestro organismo, va adquiriendo fortaleza con el tiempo. Por ejemplo, cuando se ha contraído una enfermedad vírica con alguna cepa de virus, nos volvemos inmunes a ese microorganismo.

¿Cómo podemos fortalecer nuestras defensas?

Los expertos recuerdan que no existe un medicamento o remedio que aumente las defensas, pero si que hay formas de fortalecerlas y que, virus y bacterias, tengan más dificultad para penetrar en nuestro organismo.

Hay dos consejos básicos que debemos seguir para fortalecer nuestro sistema inmunológico:

  1. una alimentación equilibrada
  2. una vida basada en el bienestar

A nivel alimenticio, debemos mantener una dieta equilibrada y rica en cuanto a aporte de sustancias esenciales. Las personas con una mala nutrición tienden a contraer más infecciones, ya que el sistema digestivo es clave para un correcto funcionamiento del sistema inmunitario.

Una dieta sana ayudará a nuestras defensas

Para mantener las defensas de nuestro cuerpo en buen estado, es imprescindible el aporte de ciertos elementos a nuestro organismo como el Zinc, Selenio, Hierro, Cobre, ácido fólico, Vitaminas A, B6, C y E. En caso de deficiencia de estos, existen suplementos alimenticios multivitamínicos para evitar su carencia.

Debemos tener en cuenta:

  • Aunque cueste, es importante beber mucha agua para mantenerse hidratada.
  • Evitar los alimentos con exceso de grasas saturadas.
  • Evitar los alimentos con azúcares añadidos.
  • Aumentar el consumo de frutas y verduras.
  • Consumir proteínas que provienen de la carne y el pescado.
  • Incorporar alimentos ricos en hidratos de carbono.
  • Consumir alimentos con grasas insaturadas que encontramos en el aceite de oliva, pescado azul y frutos secos, ya que contienen grandes dosis de omega-3 y omega-6.

Una vida sana más allá del deporte y la alimentación

Es cierto que una vida saludable se basa en una buena alimentación y la práctica de ejercicio moderado para mantener nuestro cuerpo activo y sano. Pero debemos destacar otros aspectos que también influyen en el comportamiento del sistema inmunitario.

Aunque pueda sorprender, aspectos como la felicidad y el descanso, afectan la forma en que actúan nuestras defensas cuando deben protegernos frente a los ataques de virus y bacterias.

La serotonina, también conocida como la hormona de la felicidad, es un neurotransmisor que se ve afectada cuando hay menos luz solar, y está directamente relacionada con los cambios del estado de ánimo y el estrés, lo que perjudica al descanso y provoca una sensación de agotamiento.

Para que esta hormona funcione correctamente, tenemos diversos alimentos que son fuentes naturales de serotonina:

  • El chocolate. Cuanto más negro, mejor.
  • Plátano
  • Pescado azul como las sardinas, salmón o frutos secos.
  • Leche, huevos, carne…
  • Garbanzos, cereales, espinacas o espárragos.
  • Otros aportes extra para aumentar los niveles de serotonina los encontramos en el estilo de vida basada en el bienestar.
  • 10 minutos al sol, a parte de generar Vitamina D, aumenta los niveles de la hormona de la felicidad.
  • Un desayuno pausado y equilibrado.
  • El ejercicio de manera regular.
  • Realizar actividades con las que te sientas a gusto, ya sea en solitario o en compañía.
  • Mantener una actitud positiva.
  • Mantener unos hábitos de sueño regulares, procurando dormir entre 7 u 8 horas diarias.

Si crees que no puedes llegar a satisfacer estas necesidades, puedes encontrar una ayuda en un suplemento natural rico en melatonina y magnesio. Unos elementos con efecto calmante que te ayudarán a completar el ciclo de sueño. Sin duda, una manera de recargar pilas y hacer frente a la época más fría del año.